Inicio Vinos Petit Verdot 2015, el valor de lo insólito